Hola de nuevo a todos.

En primer lugar os quiero desear un feliz año nuevo a todos, y desearos que se cumplan todos vuestros proyectos personales y profesionales. Fijaos que no os he deseado suerte, porque no creo en ella. Frases como “que la inspiración (ó suerte) te pille trabajando” son aplicables siempre.

En segundo lugar os quiero animar a que ESTE AÑO SÍ, cumpláis las promesas que os habéis hecho (muchas son las mismas del año pasado) y hagáis lo que sea necesario para llevar a buen puerto vuestros deseos y sueños para este año.

¿Por qué escribo todo esto? Por que el “sistema” intentará que nos quedemos a su altura, en el lugar que él dice que nos corresponde. Por que los políticos van a seguir mirando por nosotros lo mismo que el año pasado. ¿Hemos cambiado de gobierno? No lo he notado.
Por hablar del video que pongo a continuación, hace más de 20 años que en la televisión aparecen Los Simpson y si no se copió el anterior gobierno lo hace este. El caso es que al final el jodido siempre es el ciudadano de a pie.


(Si no se visualiza el video es que lo han eliminado de Vimeo, como lo han hecho de Youtube a los pocos días de que circulase por internet)

Mientras tanto los bancos van a seguir haciendo lo que han hecho siempre: mirar por su negocio, que para eso son empresas “normales y corrientes” que nos afectan más directamente solo porque el producto que venden es dinero (aparte de sartenes y albornoces, claro)

El cambio que tenemos que hacer es interior, el cambio que tenemos que hacer es de actitud, con “C”. La aptitud para hacerlo ya la tenemos hace tiempo, pero la actitud para hacerlo tiene que venir desde dentro, aunque quizás sea por factores externos que nos hacen reaccionar. Puede ser este post, puede ser que hayas mirado para atrás y hayas visto que ha pasado un año más, sencillamente; puede ser que uno de los pocos programas interesantes que hagan en la tele te haya hecho reflexionar…no sé, cada cual tiene que encontrar quién o qué es su “abogado del diablo”, el que le diga lo que no quiere escuchar, que somos uno más dentro de la sociedad y que jamás vamos a salir de lo que el mundo tiene, por decreto, preparado para nosotros.

¿Pero esto no era un blog de economía doméstica? Bueno, a eso voy, a que uno de los compromisos que mucha gente se hace (y estos últimos años más) es ahorrar. El ahorro es la base para la inversión; puedes aprender como funcionan los principios de inversión, pero no sirven de nada si no tienes con qué invertir. ¿Quieres saber los principios? Aquí están, pero primero céntrate en ahorrar lo suficiente cada mes.

La cantidad que recomiendan los expertos a la hora de planificar un ahorro mensual es el 10% de tus ingresos, independientemente de la cantidad que ganes al mes. Claro, eso es el mínimo, y siempre que puedas guardarte más…
Bien, pues ese ahorro, o mejor dicho, esa mentalidad de ahorro, es lo que tenemos que asumir para nosotros y enseñar a nuestro círculo más cercano. Solo así conseguiremos que algún día los bancos sean utilizados por los ciudadanos para los préstamos realmente grandes, como pueden ser las hipotecas. Así conseguiríamos acabar con esas empresas de los llamados créditos rápidos, cuando lo que deberían llamarles es créditos guarros, porque no hacen más que guarrear la economía de las familias.

¡¡¡ Prepárate para el cambio !!!

En realidad en todo esto hay un componente psicológico claro: si no ahorras no puedes engañar a nadie más que a ti, con lo cual, vuelvo a decir que el cambio debe venir desde dentro; debes convencerte a ti mismo. Esto me hace pensar que si consigues comprometerte contigo mismo a dar este paso EN SERIO, vas a poder conseguir cualquier cosa que te propongas.

Recuerdo cuando en una ocasión un amigo que fumaba mucho y desde mucho me dijo que pensaba dejar de fumar. Al mismo tiempo estaba pasando apuros económicos. Le dije que en lugar de enfocarse en el problema, que era ahorrar, podía además enfocarse en la solución, que era ganar más dinero. Le comenté que tenía una oportunidad laboral para él, a tiempo parcial, pero que no le hablaría de ella hasta que no me dijese que había dejado de fumar.
No lo entendía, pero era bien sencillo. La oportunidad que yo le iba a ofrecer requería auto-disciplina y planteamiento y cumplimiento de objetivos. No iba a tener jefes, iba a depender totalmente de lo que él se comprometiese a hacer con el mismo y si no era capaz de dejar de fumar, consideré que no iba a ser fiel a sí mismo con esa oportunidad que podía darle.
Bueno, el tema del tabaco da para mucho. Me he encontrado personas que me preguntan como pueden dejar de fumar para poder ahorrar. Lo único que yo les digo es que ahí está el ahorro que necesitan (solo faltaría que encima yo hiciese de “humo-terapeuta”…)

Quizás me equivoqué con mi amigo, pero de momento la única noticia que tengo es que “lo está dejando poco a poco”. Me recordó el chiste del que llegó a su casa y encontró a su mujer en la cama con un enano:
– Pero, cariño, me dijiste que no lo ibas a hacer más…
– De verdad, mi amor, lo siento, es que no puedo, y lo estoy dejando poco a poco…

Entonces, ¿que vas a hacer? ¿Vas a apuntarte o a ir al gimnasio? ¿Vas a pagar la matrícula del curso de inglés o vas a ir a clase? ¿Vas a ahorrar?
Si decides tirar adelante la última opción puedes leer otros post de este blog, o puedes seguir siendo uno más de esos a los que el sistema coloca donde le interesa.
En todo caso, piensa que el granito de arena que todos aportemos contribuirá a una mejor sociedad, en todos los aspectos, pero debemos asumir la responsabilidad que tenemos, al menos. Al fin y al cabo, el problema también es nuestro.

Asumamos nuestra responsabilidad, aunque sea con nosotros mismos y hagámoslo. ¡¡¡ HAGAMOS EL CAMBIO !!!

Salu2

Juan Marín Pozo

Anuncios