Hola de nuevo a todos.

Hoy quiero empezar agradeciendo la idea de este post a David, un compañero de trabajo que hizo que me diese cuenta de las diferencias entre las webs de las entidades financieras y la de una empresa que habla de “homeopatía financiera”.

Como no quiero decir nombres, os invito a visitar las webs de los cinco grandes, que si bien con esto de las fusiones han cambiado sus posiciones, no dejan de ser los mismos (ya sabeis el refrán).

Las webs de las entidades financieras son bastante parecidas en su inicio: Unas ofrecen entrar en un sorteo de ordenadores portátiles, otras venden seguros de vida…

En el mismo ejercicio que os pido que hagáis he encontrado curiosidades de todo tipo, pero la web que más me ha “gustado” ha sido la de uno que sortea Ipad’s, antes de ofrecer planes de pensiones (os invito a ver este artículo) para después enseñar sus descuentos en hoteles, restaurantes y lineas aereas.

Ya veis que pueden vender de todo si son un banco, pero lo peor es que lo que realmente es bueno está en sus webs (para que no se diga…) pero está tan escondido en su laberinto de links, que a menos que sepas exactamente que quieres será difícil acceder a un producto realmente bueno para ti.
Ésto último, lo de saber que quieres, es absolutamente imposible si carecemos de una cultura financiera suficiente, o sea que…

Todas las webs tienen algo en común:
Cantidad de cuadros de ofertas bombardeando la pantalla. Unos aparecen por la derecha, otros por la izquierda, otros aparecen en un alarde de programación y diseño, dignos de las mejores webs de supermercado, con todas sus ofertas. Es muy bonito, ciertamente, si lo que queremos es disfrutar de un espectáculo audiovisual; pero poco práctico si lo que queremos es aprender cual es el producto que mejor se adapta a nuestras circunstancias.

Mientras en esta orilla se incentiva la “automedicación” de productos financieros, en la otra podemos encontrar una web distinta, si bien los productos pueden ser los mismos.

La web de Bárymont&Asociados promueve el concepto “homeopatía financiera”, como una alternativa al sistema bancario y sus intereses.
Esta web no sobresalta tu ánimo con ofertas que aparecen por allá y por acá. Esta web transmite PAZ. Una frase en el centro de la pantalla ilumina más que el propio faro que se ve al fondo:
¿Sabe usted cuáles son los productos más idóneos para sus circunstancias concretas?

Esta web no habla porque sí de productos. Esta web habla de cultura financiera, habla de conceptos, habla de tener el conocimiento antes de tomar una decisión.
Concepciones como “Protección verdadera”, “Inversión correcta” o “Planificación adaptada” dan idea de lo que podemos encontrar en el interior de esta web de sabiduría.
Os animo a subscribiros a su blog.

Ya que estos conceptos son los expuestos en el libro “Finanzas para un tonto”, aplaudo desde aquí la iniciativa de esta empresa que apuesta por ganar a favor del cliente y no a costa de él.
No obstante, que nadie se indigne ni se moleste con la estrategia comercial de los bancos y cajas. Si somos objetivos debemos pensar que es lícito que una empresa intente ganar lo máximo de sus clientes y que quizás es responsabilidad nuestra informarnos para no ser víctimas ilusas del sistema financiero.
Este blog ayudará a ello, lo prometo. Os animo a participar con vuestras preguntas.

Salu2

Juan Marín Pozo

Anuncios